¿Sí o No? He la cuestión.

 

Aprender a decir “no” significa desarrollar habilidades de negociación, es decir, desarrollar el Arte de la Negociación. Se trata de un conjunto de herramientas esenciales para sobrevivir sin perder la sanidad en el actual mundo corporativo.

Desenvolver Arte da Negociação

Miedo a desagradar a los demás. Inseguridad. Recelo de parecer egoísta en un mundo que pliega –aunque practique muy poco– la cooperación, el trabajo en equipo, la solidaridad. Esas son algunas de las principales razones que colocan al profesional de la actualidad en un dilema que puede traer serias consecuencias para su carrera, su salud mental y su emprendimiento.

Si a eso se suman las conocidas flexibilidad e informalidad brasileñas, con lo cual casi todo es posible, se hace prácticamente inviable al profesional decir “no” a tareas y presiones que no le correspondan.

Conozca los Entrenamientos de UPTC sobre Negociaciones como Arte de Negociación y sobre Relaciones como Gestión de Conflicto y Relación Interpersonal

En esa trampa cotidiana, el trabajador acaba asumiendo cada día compromisos y tareas que lo alejan del enfoque prioritario de sus actividades, además de dejarlo sobrecargado, ansioso y estresado. Eso se convierte en un círculo vicioso que obliga a las personas a trabajar más allá de su horario, a saltar la pausa para la comida, a perder un tiempo precioso haciendo cosas, muchas veces, innecesarias.

¿Cuál es la solución? Aprender a decir “no”. . Enfrentar sus recelos más infundados y conquistar el respeto por lo que usted hace realmente y no por lo que esperan que haga. Aunque parezca sencillo, no lo es de hecho, y solo es realmente posible decir “no” sin perder su credibilidad profesional si sabe exactamente para qué y por qué está en esta organización.

Todo ello forma parte del Arte de Negociación y el siguiente paso es elegir la mejor forma de decir “no” a todo lo que puede alejarlo de sus verdaderos propósitos.

• Usted puede decir NO PARA SIEMPRE.
Se aplica siempre que la demanda confronte claramente los propósitos de su puesto. Esta negativa definitiva debe darse con firmeza, pero de manera delicada y gentil. Y siempre que sea posible, sugiera otra alternativa a la persona que hizo la solicitación.

• También existe el NO POR AHORA.
En su caso, recuerde siempre apuntar cuándo podrá dedicarse al asunto.
En ambas situaciones recuerde que el NO debe estar siempre acompañado de su justificativa. En caso contrario, podrá parecer desinterés o falta de respeto. Y si sabe usted realmente por qué dice NO, será muy fácil explicarlo.
Aprender a decir NO será la mejor garantía de que usted dirá SÍ a las cosas ciertas, que realmente contribuirán al crecimiento de la organización y de su propia carrera.