¿Quiere asegurar éxito en sus presentaciones? Comience por el fin.

 

Apresentação-de-Sucesso

Si quiere tener una presentación de éxito, enseñe primero la última diapositiva de su presentación. En nuestra graduación escolar y académica, aprendemos a dejar para el final la parte más importante de nuestras ideas. El colofón o cierre de oro es, en realidad, un punto de gran interés de quien va a oír su presentación. Empiece por ahí.

Eso puede parecer un poco raro, pero si lo prueba verá que al revelar desde el principio adonde quiere llegar en su presentación, conquistará inmediatamente el interés y la atención de las personas clave. Otro beneficio es que con esa estrategia usted se hará mucho más objetivo y su presentación será mucho más corta. Lo que es, hoy en día, incuestionablemente, una ventaja competitiva.

Es creciente en las organizaciones la presión por más resultados en menos tiempo. Una presentación no debe tener más que 10 diapositivas. En muchos casos, ¡debería tener tan solo 3! ¡En algunas compañías una presentación no dura más que 5 minutos! Y es absolutamente imposible hacerla en este tiempo si usted ha preparado muchas pantallas para proyectar.

 

Aprenda a hacer una excelente presentación en nuestro Entrenamiento de Presentación de Éxito

 

Lo que debe orientar la estructuración de su discurso es la claridad de sus objetivos al final del encuentro. ¿Qué espera usted que se entienda de inmediato cuando termine de hablar? ¿Qué es lo más importante que se guarde? ¿Qué podrá ser más útil e interesante para quien lo vaya a escuchar?

En un 90% de las veces los detalles de la idea, la metodología que usted ha elegido para desarrollar el proyecto y la cantidad de informaciones que ha levantado son innecesarios. Es muy común que confundan los profesionales en una presentación calidad de trabajo y cantidad de diapositivas. Lo más importante es mostrar resultados (que ha conquistado o que pretende conquistar, si el proyecto todavía no se ha implementado). Los detalles serán útiles, pero no para las presentaciones estratégicas. Serán importantes para un pequeño número de personas, normalmente el propio grupo de trabajo del proyecto, además de servir para la memoria del proceso y para su propio control.

Corte de su presentación las largas planillas y gráficas detalladas que muchas veces el auditorio no logra leer o descifrar. Fíjese en los grandes números que revelan la relación costo beneficio del proyecto, que se deben mostrar de manera legible y realzar con buen gusto en la diagramación.

Resuma las etapas del proyecto y enfoque las consecuencias que ha aportado al negocio. Eso es lo que se quiere oír. Lo demás, bien, es solo lo demás…